Isquemia en extremidades - Descripción y tratamiento

¿Siente frío en las extremidades? ¿El dolor le obliga a detenerse mientras camina, y con el tiempo afecta su sueño? Es posible que sufra de isquemia en extremidades que puede provocar muerte del tejido o desarrollar úlceras. En la etapa final puede llevar a la amputación de una extremidad.

Nota:
No utilice este artículo ni ningún otro del internet para determinar un diagnóstico. Sólo un médico puede realizarlo. No posponga la visita al médico y busque una solución a su problema de salud a tiempo.

¿Está buscando solución para dolores, circulación sanguínea insuficiente e inflamación?
Ahora con la posibilidad de probar gratis la magnetoterapia Biomag 3D.
Probar
Isquemia de extremidades: descripción y tratamiento
Fotografía : Isquemia en extremidades

Descripción de la isquemia en extremidades y las causas

La isquemia en extremidades provoca un suministro insuficiente del oxígeno y de los nutrientes a los músculos y tejidos. Debido a los trastornos circulatorios de las extremidades, la cicatrización de heridas es más lenta, las infecciones cutáneas aparecen con más frecuencia o incluso se puede producir una necrosis de los tejidos. El resultado es toda una serie de cambios tróficos que pueden llevar a la amputación de una extremidad.

La isquemia de las extremidades inferiores es una enfermedad que afecta a las arterias de los pies provocando el cierre o estrechamiento de las arterias.

La causa más común del cierre o estrechamiento de las arterias es el cambio arterioesclerótico (endurecimiento de las arterias), trombos (coágulo de sangre), la enfermedad de Buerger y una vasoconstricción.

La enfermedad isquémica de las extremidades superiores es menos frecuente que la afección de las extremidades inferiores. Una forma más común es el fenómeno de Raynaud, una enfermedad denominada también “síndrome del dedo blanco”.

La isquemia en extremidades aguda se manifiesta con ataques de dolor agudo repentinos, la palidez en los dedos de la extremidad libre de hinchazón, la falta de pulso en la extremidad debajo del cierre de la arteria, la incapacidad para mover la extremidad y sensaciones de la alteración de la sensibilidad.

Los factores de riesgo principales para el origen de la enfermedad son:

  • tabaquismo,
  • falta de actividad física,
  • edad avanzada
  • estrés,
  • obesidad,
  • hipercolesterolemia,
  • hipertensión,
  • diabetes, etc.

Tratamiento de la isquemia en extremidades – cómo deshacerse de los síntomas

La enfermedad requiere un examen vascular especializado y un tratamiento a tiempo, según la fase y localización de la afección. El objetivo es mejorar el flujo arterial y conservar la extremidad. Aquí es importante el papel de la cirugía vascular para asegurar el flujo venoso en la extremidad afectada y mejorar el riego sanguíneo (angioplastia, bypass, etc.).

Es importante llevar un estilo de vida saludable, así como eliminar los factores de riesgo mencionados.

El objetivo del tratamiento farmacológico es disminuir la agregación plaquetaria y el riesgo de formación de trombos (terapia antiplaquetaria). Se trata sobre todo de manifetaciones en las arterias grandes y medianas.

Algunos medicamentos pueden afectar los vasos sanguíneos directamente abriéndolos (tratamiento vasodilatador).

La isquemia en extremidades aguda requiere inmovilizar, envolver y apoyar la extremidad, administrar la heparina y analgésicos, y tranquilizar al paciente.

En el caso de los defectos en la extremidad se recurre a métodos para curar heridas, como la curación húmeda o fisioterapia.

  • Cambios tróficos: Cambios en la piel (es más seca, se vuelve más fría, se pela, pierde el vello, aparecen defectos, etc.).
  • Enfermedad de Buerger (tromboangeítis obliterante): Inflamación de los vasos sanguíneos de los brazos y las piernas (especialmente de los fumadores).
  • Vasoconstricción: Estrechamiento de los vasos sanguíneos.
  • Ateroesclerosis: Endurecimiento de las arterias debido a depósitos de grasa en las paredes arteriales.
  • Curación húmeda de heridas: Método que se basa en mantener la humedad en la herida favoreciendo la formación del nuevo tejido.

Es importante una actividad física y fisioterapia regulares con el objetivo de estimular la microcirculación, es decir influir en la microangiopatía, dilatar los capilares y precapilares, así como mejorar el suministro de sangre oxigenada y nutrientes a los músculos y tejidos.

Dentro del tratamiento fisioterapéutico de algunos síntomas de la isquemia en extremidades, la magnetoterapia pulsátil de baja frecuencia desempeña un papel importante, gracias a sus efectos vasodilatador, analgésico, curativo y antiinflamatorio. No influye en la luz de arterias de mediano y gran tamaño. Aquí es necesaria la terapia antiplaquetaria o de infusión, o bien una cirugía.

La magnetoterapia mejora considerablemente la microcirculación de la sangre oxigenada en las partes expuestas gracias a su efecto vasodilatador sobre los capilares y precapilares. Reduce la inflamación, alivia el dolor, estimula la curación de los tejidos dañados aportando un alivio general.

La ventaja es la posibilidad de uso individual en un entorno de cuidado domiciliario que permite al paciente seguir con el tratamiento intensivo fuera de un centro sanitario.

Otra ventaja es la posibilidad de iniciar el tratamiento preventivo a tiempo mejorando el flujo sanguíneo con el efecto vasodilatador a largo plazo.